Connect with us

EmpresarioTek

Guía para comprar un celular en el 2020

Smartphone Apple

Celulares

Guía para comprar un celular en el 2020

Le contamos qué debería tener en cuenta para adquirir un celular poderoso y con tecnologías de última generación en Colombia. Además, encontrará algunos modelos recomendados.

¿Está pensando en comprar un smartphone y no sabe qué modelo elegir? En esta guía le contamos qué características son importantes en un celular moderno, le explicamos términos técnicos que pueden ser confusos y le recomendamos algunos modelos disponibles en Colombia.

Vale la pena mencionar que originalmente publicamos este artículo pensando en las personas que iban a comprar un celular en el día sin IVA del 19 de julio. Pero esa jornada se aplazó debido a la pandemia y el gobierno colombiano no ha definido cuál será la fecha nueva.

1. Algunos modelos siempre están exentos de IVA

En Colombia, los teléfonos de menos de 783.353 pesos están exentos del impuesto a las ventas (IVA). Teniendo en cuenta que se trata de un impuesto del 19 por ciento, adquirir un celular que no supere ese techo de precio resulta muy buen negocio.

Entre los teléfonos del mundo Android encuentra equipos por debajo de ese precio que ofrecen buenas características. Un ejemplo es el Nokia 5.3, que tiene un procesador Snapdragon 665 (de 8 núcleos), 4 GB de memoria RAM, 64 GB de capacidad de almacenamiento interno y una batería de 4.000mAh que, según Nokia, garantiza hasta dos días de tiempo de batería con una sola carga. Este teléfono tiene una pantalla de 6,55 pulgadas y cuatro cámaras traseras.

Nokia 5.3

El Nokia 5.3, que se lanzó en julio del 2020 en Colombia, tiene una pantalla de 6,55 pulgadas, cuatro cámaras traseras y una batería que dura dos días. Cuesta 725 mil pesos, lo cual significa que siempre está exento de IVA. / Foto: Nokia.

2. Sistema operativo

Una de las principales decisiones al elegir un nuevo smartphone es con qué sistema operativo se casará. Los dos sistemas que dominan el mundo de los teléfonos inteligentes son iOS y Android, y ambos tienen ventajas: iOS es más fácil de usar, pero Android le da muchas más opciones.

El sistema iOS, de Apple, es el que usan los teléfonos iPhone. Ningún otro fabricante lo utiliza. Eso significa que, si decide seguir este camino, solo podrá comprar los celulares de Apple, que suelen ser costosos.

Eso no quiere decir que esa sea una mala opción: al contrario, los equipos de Apple brindan gran rendimiento, tienen diseños impecables y son muy fáciles de usar; el hecho de que Apple fabrique tanto el hardware como el sistema operativo hace que estos dispositivos muestren una gran consistencia en su interfaz y que funcionen muy bien.

Los equipos de Apple también son menos propensos a ataques con malware. Además, son una gran alternativa si usted ya tiene otros dispositivos del ecosistema Apple, como un computador Mac o un iPad, porque hay una buena integración entre los equipos de esa marca. Otra ventaja es que uno puede actualizarse fácilmente a la última versión del sistema operativo iOS cada vez que Apple lo actualiza (de hecho, es un proceso automático); eso no depende del fabricante del teléfono, como en el mundo Android, en donde solo se podrá actualizar si el fabricante habilita esa posibilidad.

* Si le gusta este contenido, síganos en Facebook para no perderse ninguna publicación.

Con Android, por su parte, tiene muchas más opciones y, por ende, la posibilidad de conseguir precios más asequibles. La razón es que docenas de empresas fabrican smartphones basados en Android, entre ellas Huawei, Samsung, LG, Sony, Xiaomi, Nokia y Motorola, entre otras.

Eso quiere decir que tendrá una gran cantidad de modelos para escoger y de todos los rangos de precios. Android es, de hecho, el sistema móvil más usado en el planeta y por un margen amplio: el 86 por ciento de los smartphones que se vendieron en el 2019 en el mundo usaban Android (o sistemas basados en él), frente a 14 por ciento de iOS, según datos de la firma IDC.

Lo que no encontrará en el mundo Android es tanta consistencia. Por ejemplo, algunos teléfonos pueden tener versiones de Android más antiguas que otros, y ciertos fabricantes personalizan la interfaz con desarrollos de software propios. Por otra parte, en Android es muy recomendable que compre un buen antivirus porque este sistema recibe más ataques que iOS.

En el mundo Apple, el teléfono menos costoso es el iPhone SE, que tiene una pantalla de 4,7 pulgadas, mucho más pequeña que la de los otros iPhone. Este equipo, que se lanzó en Colombia en mayo del 2020, cuesta cerca de 2,2 millones de pesos con 64 GB de capacidad de almacenamiento.

iPhone SE

El iPhone SE tiene una pantalla pequeña (4,7 pulgadas), pero usa el procesador más potente en los teléfonos de Apple (el A13) y ofrece cualidades como resistencia al agua y grabación de video en 4K. Si no le molesta usar una pantalla pequeña, es una gran opción. / Foto: Apple.

Los otros modelos de Apple de última generación son los iPhone 11, que son mucho más costosos porque son los equipos de gama alta de esa marca. El iPhone 11 menos costoso, con pantalla de 6,1 pulgadas, dos cámaras traseras y 64 GB de capacidad, cuesta 3,3 millones de pesos en el país. El iPhone 11 Pro menos caro, con pantalla de 5,8 pulgadas, tres cámaras traseras y 64 GB de capacidad, vale 5 millones de pesos. Y el iPhone 11 Pro Max menos costoso, con pantalla de 6,5 pulgadas, tres cámaras traseras y 64 GB de capacidad, vale 5,5 millones de pesos.

Ahora bien, si no quiere pagar tanto, pero prefiere una pantalla de mayor tamaño que la del iPhone SE, y no tiene problema en sacrificar algo de poder, encontrará modelos atractivos escarbando entre los iPhone de años anteriores, que todavía se venden en Colombia.

En mi opinión, la mejor opción es el iPhone XR, un equipo que conozco bien porque lo usé durante casi un año. Es un iPhone del 2018, con pantalla de 6,1 pulgadas, con un procesador potente (el A12), con una sola cámara trasera pero de buen nivel y en su versión con menor capacidad (64 GB) cuesta casi 3 millones de millones de pesos, aproximadamente.

También podría optar por un iPhone XS (del 2018), que cuesta 4,3 millones de pesos con 64 GB de capacidad y una pantalla de 5,85 pulgadas.

En el caso de Android sí encontrará docenas de modelos, y la única recomendación es que busque un celular que utilice Android 10, la versión más reciente de ese sistema (no todos los teléfonos de ese bando emplean la última versión del sistema operativo), o que al menos se pueda actualizar a él en el futuro.

3. Pantalla

El tamaño de la pantalla es otro aspecto importante al elegir un teléfono nuevo. Los smartphones ofrecen pantallas cada vez más grandes, pero un equipo de gran tamaño no necesariamente es la mejor opción para todo el mundo.

Si con frecuencia usa el celular para ver series en streaming o reproducir videos, un modelo con pantalla de 6 pulgadas o más es lo ideal. Hay muchos teléfonos de ese tamaño hacia arriba, y una ventaja frente a los equipos de hace un tiempo es que ahora prácticamente no tienen borde, así que su tamaño es menos abrumador que antes.

Otras personas podrían preferir modelos con pantalla de menor tamaño porque quieren un teléfono compacto, que quepa en cualquier bolsillo y que se pueda manejar fácilmente con una sola mano.

En cuanto al tipo de pantalla, lo que debe saber es que la tecnología Oled produce mejores niveles de contraste que las pantallas LED, que son las comunes en los celulares de nivel de entrada y gama media. Un teléfono Oled, por ejemplo, se ve mejor en exteriores, pero estos equipos suelen ser más costosos. Y, para ser honestos, uno rara vez capta la diferencia a simple vista, así que una pantalla LED es más que suficiente.

En los teléfonos de gama alta también encontrará otros avances que se traducen en mayor calidad de imagen. Por ejemplo, algunos modelos soportan HDR (High Dynamic Range), que mejora bastante el contraste y la luminosidad, lo mismo que WCG (Wide Color Gamut).

Estas dos innovaciones, que también se ven en los televisores 4K, les permiten a esos smartphones ofrecer un rango más amplio de colores, lo que produce imágenes más detalladas y parecidas a las del mundo real, y mejores niveles de contraste, con negros más profundos y blancos más brillantes.

En el mundo Android encontrará varios teléfonos con esas cualidades cuyo precio no supera los 3 millones de pesos.

 

Samsung Galaxy A71

Si busca una pantalla muy grande, considere el Galaxy A71. Tiene una pantalla Amoled (basada en Oled) de 6,7 pulgadas. Ese teléfono, que cuesta 1,7 millones de pesos aproximadamente, tiene un procesador de 8 núcleos, 128 GB de almacenamiento, 6 GB de RAM, una cámara frontal de 32 megapíxeles y cuatro cámaras traseras, entre ellas una de 64 megapíxeles. / Foto: Samsung.

4. Cámara

La cámara es posiblemente la característica más popular en un celular hoy en día, y por eso los fabricantes se han enfocado en crear teléfonos con características muy avanzadas para fotografía y video. Y esto en buena medida se logra a través de sistemas que incluyen varias cámaras traseras; de esa forma se consigue que un teléfono, cuyo cuerpo es muy delgado, ofrezca capacidades fotográficas que solo se encontraban en las cámaras profesionales, como el desenfoque del fondo en las fotos de personas (efecto bokeh), un zoom de buen nivel e imágenes decentes cuando la iluminación es mala.

Aunque una de las cualidades de algunos teléfonos de gama alta es su impresionante resolución, con cámaras de 40, 50 o más megapíxeles, ese aspecto dejó de ser lo más importante en los celulares modernos. Hoy es raro encontrar celulares con cámaras traseras de menos de 10 o 12 megapíxeles, que es una resolución buena, y los modelos de gama alta suelen estar muy por encima de eso, especialmente en el mundo Android.

En lugar de eso, lo que promueven los fabricantes hoy en día son cualidades como la capacidad del teléfono para tomar buenas fotos de noche o en otras circunstancias en las que iluminación es pobre, que las fotos en movimiento no queden movidas, que se puedan tomar fotos con un ángulo de visión muy amplio a través de lentes ultra anchos (ideales para paisajes o grupos grandes de gente), que el efecto bokeh sea como el de una cámara profesional (con fondo desenfocado y sujeto principal bien nítido), que el teléfono grabe video en resolución 4K, etc.

Hay varias características que se traducen en fotos de gran calidad, como la estabilización óptica de imagen, los lentes con buenas aperturas (por ejemplo, ƒ/2 o menos), equipos con dos o más cámaras traseras, tecnología HDR y una cámara frontal de buena resolución (para las selfies y las videoconferencias).

Miremos cada punto. La estabilización óptica de imagen reduce la posibilidad de que las fotos queden corridas debido al movimiento, por ejemplo, de sus manos. Esto es algo que suele ocurrir cuando hay poca luz. Entonces, esta característica, sumada a una buena apertura del lente, ayudan a que el celular tome mejores fotos de noche o en ambientes interiores con poca la luz.

¿Qué es la apertura? En términos terrenales, la apertura es el tamaño del agujero por el que pasa la luz hacia el sensor de la cámara. La apertura se mide en un valor ƒ que puede ser confuso porque funciona al revés: cuanto más alto es el valor, menor es la apertura y viceversa. Por ejemplo, una apertura de ƒ/1.8 es mucho más grande (y deja pasar más luz) que una de ƒ/4. En el caso de un teléfono, hay algunos modelos que hoy en día ofrecen aperturas muy buenas, como ƒ/2, ƒ/1.8 y ƒ/1.7 (esta última es la mejor porque es la que permite captar más luz).

Por otra parte, que una cámara soporte HDR mejora bastante el contraste y la luminosidad, lo que produce mejores fotos e imágenes más parecidas a las del mundo real.

Los teléfonos con dos, tres o más cámaras traseras son otra innovación que produce fotos más profesionales. De entrada, esas cámaras trabajan en llave para mejorar la calidad de las imágenes que se capturan. Además, ofrecen lentes especializados en diferentes funciones. Por ejemplo, los celulares modernos suelen traer un lente ancho normal, a veces un ultra ancho para fotos de paisajes, un zoom para los acercamientos, en ocasiones un macro para fotos de objetos muy cercanos, etc.

Algo importante: las personas generalmente se preocupan solo por la resolución y la apertura de la cámara trasera, que es la principal en un celular, pero no miran tanto la cámara frontal. Un smartphone con una buena cámara frontal también es necesario porque esa es la que se utiliza para las selfies y especialmente para las videollamadas, tan comunes en estos días de cuarentena.

Finalmente, fíjese en la calidad del video que produce el celular. Si esa característica es muy importante para usted, busque un smartphone que grabe video en resolución 4K (es cuatro veces más alta que la resolución Full HD) y que además grabe ese video en mínimo 30 cuadros por segundo (fps). También hay celulares que ofrecen video 4K en 60 fps, que es todavía mejor.

Es importante mencionar que los modelos de gama alta no son los únicos que tienen características de ese tipo. Smartphones como el Huawei P40 Lite, lanzado en mayo en Colombia, incluyen varias cámaras traseras y su precio está en cerca de 1,3 millones de pesos.

Huawei P40 Lite

El Huawei P40 Lite tiene una pantalla de 6,4 pulgadas, utiliza el procesador Kirin 810 (de 8 núcleos) y tiene cuatro cámaras traseras, entre ellas una de 48 megapíxeles. / Foto: Huawei

5. Procesador

El procesador es el componente que más influye en el rendimiento de un teléfono (la memoria RAM también tiene mucho que ver); es el cerebro del celular. Pero hoy en día no tendrá que preocuparse tanto por él porque la mayoría de los teléfonos de rango medio hacia arriba ofrece procesadores veloces y de varios núcleos (eso es como tener varios cerebros en un mismo chip). Lo que debe recordar es que cuántos más núcleos tenga un procesador, mejor es su desempeño.

Si conocer el desempeño de los procesadores de los teléfonos es importante para usted, debería revisar los resultados del Geekbench, que es una de las pruebas que se usa para medir y comparar el rendimiento de los smartphones y los tablets. Encuentra los resultados más recientes en el sitio web del creador de este benchmark, la compañía Primate Labs.

6. Capacidad de almacenamiento

Usted debería apuntarle como mínimo a un teléfono con 64 gigabytes (GB) de capacidad de almacenamiento. De lo contrario, pronto se quedará sin espacio para guardar sus canciones, sus videos, las fotos que toma y para instalar nuevas aplicaciones.

La razón por la que cada vez se necesita más espacio es porque el tamaño del contenido que estamos almacenando en los celulares no cesa de crecer. Hoy en día un video de dos minutos ocupa 300 o 400 MB. Y cada foto que se toma ocupa 5 o más MB, dependiendo de la resolución de las cámaras. Y no solo el contenido que usted genera ocupa espacio, sino todo el que le mandan por WhatsApp, las películas o videos que baja de Netflix para ver fuera de línea, la música que descarga en las versiones premium de servicios como Spotify, etc.

* Si le gusta este contenido, síganos en Facebook para no perderse ninguna publicación.

Además, si usted suele bajar aplicaciones con frecuencia, las app también agotarán su capacidad. Muchas apps hoy en día exceden los 100 MB, y los juegos mucho más de eso; eso sin contar el tamaño del contenido que generan. Por todo eso, le conviene invertir lo más que pueda en un teléfono con una buena capacidad de almacenamiento.

En el mundo iPhone es costoso tener un teléfono con buena capacidad. De hecho, la capacidad de almacenamiento suele ser el factor que determina los grandes saltos en precio de los iPhone de la misma familia. Entre los teléfonos Android también es costoso ese espacio, pero una ventaja es que, a diferencia del iPhone, muchos teléfonos Android permiten aumentar la capacidad de almacenamiento interna a través de tarjetas flash externas (como las MiniSD). Esto no es posible con el iPhone, que no tiene ranuras para tarjetas externas.

7. Memoria RAM

La cantidad de memoria RAM también influye en el rendimiento del smartphone; además, cuanta más memoria tenga, más aplicaciones podrá mantener abiertas sin deteriorar el desempeño del equipo. Lo curioso es que, a diferencia de los PC, en donde uno siempre sabe cuál es la cantidad de memoria RAM del computador que va a comprar, en los smartphones hay veces que este dato ni siquiera es mencionado por el fabricante. Pero hay un sitio muy bueno para averiguar las especificaciones completas de los teléfonos: GSMArena.com.

Hoy en día, muchos teléfonos ofrecen 4, 6 o más GB de memoria RAM. Esta primera cantidad (4 GB) es un buen límite inferior, pero cuanta más RAM tenga el teléfono, mejor.

Redmi Note 9

El Redmi Note 9, lanzado en Colombia en junio del 2020, tiene cuatro cámaras traseras, 4 GB de RAM, 128 GB de capacidad de almacenamiento, un procesador de 8 núcleos y una pantalla de 6,53 pulgadas. Vale 1,2 millones de pesos. / Foto: Xiaomi

Algo importante: no confunda la memoria RAM con la capacidad de almacenamiento interno del teléfono. Es fácil confundirse porque muchos fabricantes se refieren a esta capacidad de almacenamiento como ‘memoria interna’ o simplemente como ‘memoria’ (esta determina cuántas apps y contenido puede tener almacenado en su celular, y no tiene nada que ver con el desempeño). La memoria RAM es otra cosa (posiblemente la encontrará en la ficha técnica como ‘RAM’).

8. Protección contra agua y polvo

Los teléfonos de gama alta suelen ofrecer resistencia contra polvo y agua, pero la buena noticia es que esa cualidad también se ve hoy en algunos equipos de gama media.

La resistencia al agua en algunos casos se refiere a que el celular aguanta que se le riegue encima un poco de agua. Pero en otros modelos esto va más allá: el teléfono se le puede caer a un lavaplatos lleno de agua o incluso a una piscina y seguirá funcionando si lo saca rápidamente. Si tiene un presupuesto amplio, vale la pena que le apunte a un smartphone con esta característica, ya que un celular sin resistencia contra agua simplemente se morirá si sufre un accidente de ese estilo.

El nivel de resistencia al agua está determinado por un estándar de la industria. Por ejemplo, un teléfono que soporte IP68 puede sumergirse hasta un máximo de 1,5 metros durante 30 minutos, mientras que uno que maneje IP67 aguanta un chapuzón de hasta 1 metro de profundidad durante 30 minutos.

9. Desbloqueo por huella digital

Esta es una característica biométrica que no debería perderse, y que por fortuna hoy se ve hasta en modelos de nivel de entrada, pues le evitará tener que andar escribiendo la contraseña durante las docenas de veces al día que desbloqueará su teléfono.

Además, la huella también se usa para omitir la contraseña en otras tareas, como aprobar una compra, bajar apps, brindar acceso a cierto contenido, etc. Y hay un beneficio adicional: una de las razones por la que la gente no pone contraseñas decentes en sus smartphones es para no tener que escribirlas a toda hora, así que ahora podrá bloquear su celular con una clave más compleja y segura.

Algunos teléfonos de gama alta han prescindido del lector de huella y ahora le ofrecen otros sistemas biométricos, como reconocimiento de rostro, que también es una opción útil.

10. Batería

De nada le servirá tener un teléfono de alto vuelo y lleno de funciones maravillosas si la batería le dura poco y constantemente usted se queda con su equipo descargado a la mitad del día. Por eso es clave que busque un celular con una batería de buena duración.

La capacidad de la batería se mide en mAh (miliamperio-hora), y lo que algunos expertos dicen es que una batería de 2.500 mAh hacia arriba es lo aconsejable, aunque hoy en día muchos teléfonos Android ofrecen capacidades muy superiores (entre 3.000 y 4.000 mAh es común, pero hay modelos de 5.000 mAh o más). Sin embargo, tiene que tomar este dato con beneficio de inventario porque, aunque le puede dar una idea de la duración de la batería, no es suficiente.

La medida en mAh le dice de qué tamaño es el ‘tanque de combustible’ (es una analogía común), pero el ‘rendimiento por galón’ es algo muy diferente. En el consumo de batería también influyen características como el tamaño de la pantalla, lo bien optimizado que esté el software, el consumo de energía del procesador (cuantos más núcleos, más consume), las aplicaciones que usted usa con frecuencia, etc.

Lo mínimo que se esperaría es que, con un nivel de uso moderado, la batería alcance para todo un día sin necesidad de una recarga, o sea 12 horas o más. Los fabricantes suelen informarle cuántas horas de batería le ofrecen sus teléfonos ante ciertas condiciones de uso.

Pero si usted utiliza su teléfono de forma intensiva, es posible que tenga que cargarlo más de una vez al día. En ese caso, es recomendable que busque un celular que tenga una función de carga rápida (y quizás deba comprar el cargador para ello, pues no es el mismo cargador convencional, sino un accesorio que a veces le venden aparte). Esta función permite que una batería se cargue muy rápidamente (por ejemplo, 50 por ciento en 30 minutos en algunos modelos).

Imagen de la apertura: Pixabay

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Celulares

Suscríbase gratis a nuestro newsletter

¿Le parecen útiles estos contenidos? Lo invito a suscribirse para avisarle cuando publiquemos nuevos artículos. No recibirá spam ni correos comerciales

* campo obligatorio

Más leídas

Nuestros recomendados

To Top